Apartamentos en Lisboa

Tenemos 9275 apartamentos baratos para ti. ¡Busca y compara!

Alojamiento por días en Lisboa

Apartamentos y casas vacacionales desde 22 €/noche

Ver los 9275 apartamentos en Lisboa

Tranvías, bacalao y aires melancólicos

Viajarás al pasado mientras te mueves en tranvías de otra época

¡Empieza a soñar! Los tranvías amarillos de otros tiempos aún existen en Lisboa. Lo primero que pensarás tras levantarte es en ir a Belém y probar uno de los pasteles de los que tanto has escuchado hablar. Antes, un paseo por La Baixa mientras los lisboetas compran en el Mercado de Ribeira. Para comer… ¿bacalao o sardinas a la brasa? La sopa, de primero, que no falte. Y por la noche, unos tragos en el Barrio Alto y unos fados en La Alfama. Regresa al tranvía, aterriza en tu cama y siente nostalgia del día que ya ha pasado.

Sabores lisboetas

Sabores lisboetas

No tardarás en querer sentirte lisboeta. Lisboa es una de las ciudades más bonitas de Portugal, y se lo tiene bien merecido. El castillo de San Jorge y el monasterio de los Jerónimos son espectaculares, también sus miradores de las zonas altas.

Pero hay algo que ningún visitante puede pasar por alto (en especial si visita alguno de sus espléndidos mercados). Y es la comida. La mesa se llena de buenos alimentos (a precios baratos) y llega, sobre todo, del mar. Preparaos los amantes del bacalao, ¡estáis en el paraíso!


¿A qué sabe Lisboa? 5 recetas imperdibles

Bacalao a bràs: una de las recetas clásicas de un pescado clásico de la ciudad.

Pastel de Belém: un pastel imitado e inimitable.

Sardinas: cuando hay, se dice, cuando hay, ¡se comen!

Porco à alentejana: receta propia de Alentejo, porque el cerdo no puede faltar.

Caldo verde: uno de esos platos de cuchara que no faltan en la mesa lisboeta.

Días de recuerdos para recordar, en Lisboa

Días de recuerdos para recordar, en Lisboa

Lisboa son callejuelas en Alfama y vida nocturna en el Barrio Alto. Lisboa son edificios antiguos y melancolía. Y tranvías amarillos, y el elevador de Santa Justa. Lisboa es Belém, Madre de Deus o el castillo de San Jorge. Lisboa es el Parque de las Naciones, unos paseos por el Chiado y la preciosa librería donde se rodó la película Harry Potter.

Un día en Lisboa es sentir nostalgia, es vagar por las calles y empalagarse con su repostería deliciosa. Los días en Lisboa recuerdan a épocas pasadas, sin moverse del presente. Para una experiencia 100% lisboeta, hay lugares que todo turista, viajero o visitante no puede pasar por alto...


Guía de barrios en Lisboa

Bairro Alto: sube, andando o en tranvía, y vive una de las zonas más emblemáticas de la ciudad. Buenas vistas, vida nocturna y una gran opción para sentar tu base.

La Baixa: cuando se habla de centro, se habla de La Baixa. Tiendas, restaurantes, pasear por La Baixa es estar en mitad de todo.

Alfama: uno de los barrios con más solera de la ciudad. Auténtico, tradicional, con aires de pesca y océano.

Belém: algo alejado del centro, cuna de los famosos pasteles y el monasterio de los Jerónimos.

Parque de las Naciones: olvídate de callejuelas y azulejos. El parque se inauguró para la EXPO de 1998 y es una zona amplia y diferente a la Lisboa más tradicional.

Lisboa y Portugal, amor infinito

Lisboa y Portugal, amor infinito

Hay mucho por ver en Lisboa. De las atracciones clásicas a dejarse llevar para descubrir rincones mágicos, Lisboa es perfecta para una escapada o para pasar unas vacaciones.

Si no tienes suficiente, Lisboa es además una buena base para empezar tu periplo en Portugal o para ver destinos cercanos como Sintra, Alentejo  o Cascais. 


Excursiones desde Lisboa

Sintra: murallas, un palacio y un clásico de los tours desde Lisboa.

Alentejo: ¿Qué hay más allá del río Tajo?

Cascais: encanto de bahía y destino turístico junto al Atlántico.

Fátima: la ciudad de los milagros.

Setúbal: vinos de miel y la entrada a la península de Troia.

Bairro Alto, La Baixa, Alfama...

Bairro Alto, La Baixa, Alfama...

Baixa, Alfama y el Barrio Alto son las zonas más estratégicas de Lisboa si estás de visita. Si duermes en esos barrios, encontrarás vida, restaurantes y lo más auténtico de la ciudad cerca de tu alojamiento. Como alternativas, el tradicional barrio de Belém (famoso por sus pastéis de nata), Alcantara, Estefania, Salfanha o el Parque de las Naciones son opciones a considerar.


No te olvides de…

Escuchar un fado: en las callejuelas de la Alfama, tristeza alegre.

Mirar, de arriba a abajo: contempla la ciudad desde las alturas del Barrio Alto y sus miradores.

Comer: pasteles, sardinas, bacalao…

Ver azulejos: en las calles o incluso en su museo.

Acercarte al mar: espera el monumento a la descubierta de América.

Siéntete un monje: entra y respira la paz del Monasterio de los Jerónimos.

Ver los 9275 apartamentos en Lisboa