Apartamentos en San Sebastián

Tenemos 750 apartamentos baratos para ti. ¡Busca y compara!

Alojamiento por días en San Sebastián

Apartamentos y casas vacacionales desde 16 €/noche

Ver los 750 apartamentos en San Sebastián

La ciudad que gusta a todo el mundo

De pintxo a pintxo... y a recorrer una ciudad nacida para gustar

Despertar junto al Cantábrico y salir a tomar el café entre señoras muy bien vestidas y runners (muchos runners). San Sebastián es una ciudad que siempre te deja con la boca abierta. Si es tu caso, aprovecha, no cierres la boca y acércate a la Parte Vieja, un homenaje de calles estrechas a la gastronomía. Pintxos, sidra y un paseo por la Concha. Por la tarde, a potear, y de noche, el helado reglamentario.

San Sebastián es una ciudad que no se olvida. El mar Cantábrico chocando contra su costa, festivales y eventos todo el año, pintxos que quitan el hipo (y el hambre). Donostia no es una gran ciudad en población o terreno, pero sí lo son sus atractivos. Del Peine de los Vientos al Kursaal, sus playas, sus montes y su gente hacen de Donostia un lugar que hay que visitar sin falta.

Viajar para comer, motivo suficiente

Viajar para comer, motivo suficiente

San Sebastián es olor a mar, son olas gigantes que mojan a turistas descuidados (¡ojo!), y comida, de la buena. Desde siempre, la ciudad ha sido popular por sus barras de pintxos y por restaurantes de la categoría del mismísimo Arzak.

El Basque Culinary Center, las ferias de productos locales o las cercanas sidrerías de Hernani y Astigarraga ofrecen todo un espectáculo dedicado al buen gusto y a llenar el estómago con productos del mar y la montaña.

¿Qué comer? De los chuletones a los pintxos de txangurro, pasando por el bonito de temporada o las famosas gildas, una visita San Sebastián nunca deja con hambre. ¡Y no olvides tomarte el helado cuando camines por su boulevard!

Mar, monte y vida

Mar, monte y vida

Parece que alguien dibujó Donosti para que los turistas le hiciesen fotos. De la elegante Concha al frescor del Paseo Nuevo, del Peine de los Vientos luchando contra la fuerza del mar a los montes Igeldo, Ulía y Urgull, Donostia no falla.

Guardada junto al Cantábrico, San Sebastián es un prototipo de ciudad bonita, limpia y con edificios nobles. La Parte Vieja de Donostia es ideal si quieres estar donde todo paso, rodeado de comida y de bares. En otra liga, Gros es la opción perfecta para surfistas. Egia, Amara o Antiguo, por su lado, son barrios algo más tranquilos pero cerca del centro y bien comunicados. Elijas lo que elijas, ir a San Sebastián es un acierto seguro.

San Sebastián es Donostia, una ciudad de postal y lugar de procesión de franceses los fines de semana, de madrileños, de catalanes y de gente de todo el mundo ya sea para disfrutar de la Semana Grande o para correr la Behobia.

El curioso encanto de Donosti

El curioso encanto de Donosti

San Sebastián es una ciudad de mar y de monte. Urgull, Igeldo y Ulía son sus tres montes famosos, quietos mientras el salvaje Cantábrico se pelea cada año con las rocas del Paseo Nuevo. Pero hay más curiosidades. Verás en la misma calle señoras con abrigos de pieles y jóvenes surfistas caminando descalzos. Tú eliges cómo quieres ir. Porque al final del día, y eso es algo que no pasa en todas partes, los bares mezclan a unos y otros.

Y es que Donostia es cultura, herencia francesa, País Vasco… San Sebastián es un helado después de ver los fuegos artificiales o un paseo al lado del río Urumea. Donostia y San Sebastián, dos nombres para una ciudad donde los paraguas se rompen con el viento.

 De la Parte Vieja a Gros, días de placer

De la Parte Vieja a Gros, días de placer

San Sebastián no es una ciudad demasiado grande. Si bien hay algunos barrios periféricos, sus zonas principales están bastante próximas al centro y bien comunicadas. Además, caminar por San Sebastiá es un placer (y caminar, un deporte nacional).

Pero no todo es andar. San Sebastián es ver a los surfistas en la Playa de Zurriola, es su Festival de Cine, la Tamborrada, la Semana Grande o la Clásica ciclista. Para vivir la noche, la Parte Vieja es lo más animado. Para surfistas, Gros es la elección acertada. Y para todos los demás, una sola cosa a tener clara (ya la dice la canción): solo hay una Donostia en el mundo.

Ya sea para correr, comer o disfrutar de su encanto, San Sebastián es una estupenda opción. Y si no tienes suficiente (difícil), Francia está a un paso, y la Gipuzkoa profunda a un par más.

Ver los 750 apartamentos en San Sebastián